miércoles, 21 de julio de 2010

Nuestro mejor amigo: Jesucristo


Jesucristo, es el amigo perfecto, completamente generoso al ofrecer la felicidad a otras personas. Llegamos a ser sus amigos cuando servimos a los demás en su lugar.
Uno de los grandes tributos que puede rendir el Salvador es el de llamarnos “amigos”. Sabemos que ama con un amor perfecto a todos los hijos.
El es el ejemplo perfecto del tipo de amigo en el que debemos convertirnos.
Desea únicamente lo mejor para los hijos de Dios su felicidad es la de ellos y siente la tristeza de ellos como si fuera la suya propia, ya que ha pagado el precio de todos sus pecados, tomado sobre sí todas sus enfermedades, soportado todas sus tribulaciones y experimentado todos sus anhelos,
sus propósitos son puros.
No busca ningún reconocimiento para sí mismo, sino otorgar toda la gloria a su Padre.
Somos amigos fieles cuando extendemos la mano para prestar socorro y aliviar una carga, el extiende la mano con nosotros, el nos conducirá a los necesitados,el nos bendecirá para que sintamos lo que ellos sienten. A medida que persistamos en nuestro esfuerzo de servirles, se nos concederá más y más el don de sentir su amor por ellos y esto nos brindará valor y fortaleza para extender la mano una y otra vez con fidelidad.
Si estamos atentos , veremos a alguna persona que porta una carga pesada, quizá sea una carga de tristeza,de soledad o resentimiento y podremos percibirlo únicamente si hemos orado para que el Espíritu les de ojos para discernir los corazones, y si han hecho la promesa de fortalecer las manos caídas.
En el dia internacional del amigo, que nos asemejemos cada dia más a nuestro Salvador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada