lunes, 17 de abril de 2017

Feliz Pascua, la fiesta de la Luz!

Es hoy el día de la luz, como también Navidad y la fiesta de los fuegos, por san Juan. Entre los dos comienzos de invierno (cuando el día comienza a alargarse) y el verano (cuando hay el máximo de luz), aparece esta fiesta antigua y nueva de la Luz de Jesús, de la Resurrección y la Vida: "Este es el día en que actuó el Señor, / que sea un día de gozo y de alegría". Hoy celebramos la misericordia y la ternura divinas, el día que transforma todo en bueno, para que todo sea motivo de alegría

La imagen del gusano que se transforma en mariposa después de encerrarse en su sepulcro nos muestra ese enigma de la muerte que es paso (pascua significa "paso") a algo mejor. Es un proceso de transformación, de esa paradójica realidad misteriosa de que la muerte no es el final, la vida continúa: "la vida no se acaba, se transforma…": "Yo soy la resurrección y la vida…" nos dice el Evangelio. 

Desde lo alto, la libertad no está al servicio de las fuerzas atávicas del mal. Antiguos rituales creían en eso y volcaban en un inocente sus traumas y represiones (el chivo expiatorio). La pascua nos hace ver que esas fuerzas quedan vencidas, el círculo del odio queda sustituido por el círculo del amor; una nueva ola que alcanza –Resurrección- todos los lugares del cosmos en todos sus tiempos. Es la vuelta al paraíso original, a la auténtica comunión con todos y todo. Paso de la muerte a la Vida, luz que se enciende con la nueva aurora. El cuerpo que vuelve a tierra es semilla enterrada que renace a una vida
más plena, de resurrección.


El amor humano nos hace entender ese amor eterno, pues el amor nace para ser eterno, aunque cambiemos de casa quedamos unidos a los que amamos. Jesús nos enseña plenamente el diccionario del amor, nos habla
del amor de un Dios que es padre y que nos quiere con locura, y dándose en la Cruz, hace nuevas todas las cosas, en una renovación cósmica del amor: las cosas humanas, sujetas al dolor y la muerte, tienen una potencia salvífica, se convierten en divinas.

Luciano Pou Sabaté

No hay comentarios:

Publicar un comentario